Me han regalado un palé

Yo me la olía. Pero no sabía que me iba a llegar. Una cesta de naranjas, una subscripción a una internet decente de banda ancha, otro gatito...

En cuanto vi llegar al camión me di cuenta. Y era un palé de estupenda madera de roble ya troceada.

Entre esta madera, la del viejo manzano que tuve que cortar y el avellano que me dio la vecina este invierno no pasaremos frío.

Gracias a ITM a To e Isabel por este regalo.